Buena música y mar, el mejor complemento

Esta puede ser una canción de honor a mi abuelo quien en su silla de ruedas electrica plegable pasó los últimos años de su vida haciendo reír a todos los del barrio.

 

Andando por las calles de la vida fue que mi abuelo conoció la historia, no esa que te enseñan en la escuela sino la de varias personas comunes, ciudadanos de a pie que han vivido los grandes hechos de la historia.

De vestir austero no por tacañería sino porque decía que así siempre estaría presentable, mi abuelo no era de esos hombres que le gustan las parrandas, prefería quedarse en casa a la luz del atardecer con un buen libro y un café por compañía.

Tuvo a bien enseñarles a todos sus hijos el valor de la honestidad ante cualquier cosa y que el trabajo es la única vía para lograr el éxito.

Mi abuelo fue contable la mayor parte del tiempo así que los número también eran su pasión solía combinarlos con la historia pues decía que una delas figuras más importantes eran los matemáticas quienes podían llegar a un pensamiento tan abstracto incluso más que la filosofía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *