El día en que me compré una bicicleta para mi casa

Sin dudas las personas, los sentimientos, lo espiritual están por encima de lo material, del dinero, de los objetos. Sin embargo, no podemos negar que a veces determinados objetos nos cambian la vida, nos la hacen más llevadera. Hace tiempo quería hacer ejercicios físicos, pero no tengo tiempo de ir al gimnasio, así que me hablaron de estas bicis estáticas seleccionadas por un blog y sin pensarlo dos veces entré a la guía. Encontré todo lo que necesitaba saber sobre bicis eléctricas, y encontré una que me enamoró. La compré.

Desde ese día hay una hora de mi día que es solo para mí, para nadie más. Una hora en que me pongo ropa deportiva, mis audífonos con mi música favorita y me subo en la bici a olvidarme del mundo. Me encantan las bicis estáticas. El ejercicio es bueno para todo el sistema cardiovascular, y desde que lo practico mis piernas está mucho más tonificadas y fuertes.

Nada, que el día que me compré una bici estática para mi casa fue un gran día. Todos los que lo han sucedido también tienen su hora de relax.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *