Para gustos, la música

4Cada cual puede escuchar la música que más le guste, la que le haga feliz, y aunque no hay nada más cierto que unas melodías son mejores que otras, no podemos forzar a todos a escuchar lo mismo, pues en la variedad está la riqueza.

Cada música, cada ritmo, cada melodía, tiene sus propias características y, por tanto, cada una despierta diferente tipos de emociones en las personas que las escuchan, claro, en eso influye el contexto donde se escuche, el estado de ánimo, etc.

Por ejemplo, varios son los amantes de la música clásica, de ahí que sea usual que escuchen todo el tiempo en sus móviles, en el trabajo o la casa a esos grandes compositores cuyos nombres han pasado a formar parte de la historia del arte como Wolfgang Amadeus Mozart, Johann Sebastian Bach, Ludwig van Beethoven, Franz Schubert y Frédéric Chopin.

 

Sin embargo, a pesar de estos ser los clásicos por antonomasia, algunos no gustan de escucharlos porque prefieren, por ejemplo, disfrutar de un buen jazz o swing. Es entonces cuando nombres como Benny Goodman, Glenn Miller y Count Basie, pasan a ocupar las listas de reproducción. Y en realidad confieso que escuchar In themood, de Miller, en momentos de tristeza o depresión puede ser realmente reconfortante.

Pero bueno… si hablamos de levantar el ánimo nada como una buena salsa para bailar. Y ahí decididamente los latinos se llevan los aplausos. Cantantes como Marc Anthony, Gilberto Santa Rosa, Víctor Manuel y otros ocupan la preferencia de muchos, pues el sabor y la alegría que porta este ritmo musical incitan al baile, el relax y la diversión.

Ahora bien. Un género musical que tiene millones de adeptos es el rock, y ahí la gama de subgéneros en mayor aún. El heavy metal, el rock psicodélico, el progresivo, el alternativo, etc., tiene fanáticos a lo largo y ancho de todo el mundo. Desde los clásicos como The Beatles, The Rolling Stones, Queen, hasta grupos más contemporáneos como U2, Red Hot Chili Peppers,Nickelback,Green Day o Maroon 5, tiene seguidores en todos los países.

En fin, que hablar de música es maravilloso, y requiere muchas, muchas páginas, pues es un tema apasionante y del cual se puede hablar por horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *